lunes, 30 de abril de 2012

Descubrimiento de la vacuna antivariólica



Como ya hice en la primera entrada sobre vacunas: Estás las vacunas y las vacunas. Empezare con una definición

Las vacunas son preparados antigénicos, obtenidos a partir de microorganismos muertos o atenuados, o bien de la toxina que produce pero modificada para que pierda su actividad patógena, pero conserve su capacidad antigénica. Con ello se consigue memoria inmunológica 

Descubrimiento de la vacuna antivariólica:


En el año 1796 Edward Jenner (1749-1823) marcó un hitos histórico al efectuar  la primera
vacunación a un joven infectado de viruela. 

Hasta ese momento la inmunización se hacía inoculando material procedente de personas infectadas de viruela humana (en su versión más atenuada), a esta técnica se la conocía con el nombre de variolización. Jenner plantea una técnica de inmunización alternativa. Ésta estaba basada en una información que había conocido mientras visitaba una granja. Durante dicha visita descubrió que las personas encargadas de ordeñar las vacas no padecían la viruela porque padecían una versión animal de la enfermedad –la viruela vacuna- que, según manifestaban, evitaba que contrajeran la viruela humana. Este descubrimiento le lleva a inocular material procedente de individuos que hubieran padecido la viruela vacuna. De ahí el nombre del nuevo procedimiento: vacunación. 

La aceptación del método de Jenner no fue inmediata. A los miedos que despertaba la vacunación (se creía que quienes utilizaran el método acabarían poco a poco pareciéndose físicamente al ganado vacuno), se sumaron algunos fracasos iniciales que contribuyeron a que el procedimiento no fuera bien visto en la sociedad de su época, ni siquiera entre los propios médicos. No obstante, el apoyo al método de Jenner recibió un impulso importante en Francia y España. Napoleón decidió en 1805 vacunar a sus soldados. Por su parte, en España se puso en marcha la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, conocida como Expedición Balmis por haber estado al frente de la misma el médico alicantino Francisco Javier de Balmis (1753-1819). Esta expedición, que partió de La Coruña en 1803, es considerada la primera expedición sanitaria pues su objetivo era extender la vacuna por América, aunque luego continuó viaje a Filipinas y Asia y realizó también allí inoculaciones.


La difusión de la vacunación antivariólica se produjo con grandes diferencias de tiempo en los distintos países europeos. En España, no se aplicó de forma generalizada y eficaz hasta el siglo pasado. De hecho, la inmunización masiva ha permitido que, sólo a finales de los años setenta del siglo XX, la viruela haya sido erradicada en todo el mundo.








No hay comentarios:

Publicar un comentario